gun room

/ jueves, 5 de mayo de 2011 /



Del anotador de Kubrik:

los actores porno se casan entre sí. las monjas se casan con dios. los sacerdotes no se casan porque desgarran niños. un dibujante como la gente jamás pensaría en casarse. los periodistas se casan pero tarde o temprano se divorcian. un gallo tiene cuarenta mil gallinas. viene un árabe y te embaraza sabiendo que tiene catorce mujeres más. cae la lluvia. vos llorás. porque querés un anillo. nuevo. los patos en los lagos de las plazas también lloran. sin saber dónde dejar los huevos. hay un nene que llora porque perdió su juguete. de repente están todos casados y lloran. calladitos y sobándose los mocos contra la manga. o desgargantándose a pleno moflete colorado. venas hinchadas. poco aire entrando en los pulmones. todo explota, finalmente, y se borran las costas. se evaporan los muebles. se ennegrecen los dientes. es el casamiento entre los huesos y la tierra. sale el sol. invierno nuclear tres horas después. una de tus lágrimas se ha quedado petrificada y pende de tu mentón de ceniza. sopla un leve viento desde el norte. el viento de los locos. te deshacés en un compás. entre el gris fundiéndose con el blanco, a lo lejos, una lucecita roja se prende inexplicablemente. alguien llama por teléfono a esta hora de la neo-madrugada. te despertás. seguís llorando. te tropezás con una de tus zapatillas. el teléfono se apaga. ya no sos una mujer. sos una espora revoloteando en el medio de la arcada. los actores porno se casan entre sí porque no pueden seguir expandiendo los quistes empotrados en sus vulvas y escrotos. es como un club secreto que sólo permite genitales tullidos y supurantes. tus viejos, en cambio, se casaron y jamás uno pudo oler un pedo del otro. eso explica la gastritis pronunciada que llevó a tu madre a un nicho marmolado y lleno de jazmines de plástico. casarse y sonreír. casarse y estar seguro de algo. casarse y permitir que una cama se convierta en un pozo lleno de alacranes. escuchás las sábanas rozándose entre sí. es un sonido extraño. es un no-sonido. hay alguien en tu cama y no lo sabías o no te acordabas. volvés al cuarto, prendés el velador y no hay nadie. nadie. nadie. 
.

0 comentarios:

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Unabomber en tu e-mail

 
Copyright © 2010 UNABOMBER, All rights reserved
Design by DZignine. Powered by Blogger